Ruta_Real Sitio de El Pardo
16288
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-16288,bridge-core-2.6.6,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,no_animation_on_touch,qode-theme-ver-25.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive

Ruta_Real Sitio de El Pardo

About This Project

El proyecto planteado para la asignatura de Patrimonio consistía en intervenir en El Real Sitio de El Pardo, en Madrid, para mejorar ciertos aspectos que consideramos que le fallaban de alguna manera. Por lo tanto, comenzamos analizando el lugar, a nivel urbano, paisajístico y arquitectónico, mediante unas fichas en las que quedarían definidos los puntos singulares del real sitio. Dicho análisis reflejaba su evolución desde el surgimiento hasta la actualidad.

En base a la información obtenida, decidimos plantear dos rutas; una en tranvía y otra a pie, de tal manera que se potenciara su visita y conocimiento del lugar. El paraje y las edificaciones que en él se hallan, poseen un gran valor histórico y artístico poco valorado o conocido por la sociedad. Es por eso que pretendemos culturizar a los visitantes mediante las rutas, mostrando con carteles informativos y el recorrido visual su alto valor histórico. Además de pasar por los elementos singulares de El Pardo y diferentes elementos de Madrid centro, se aprecian las preciosas vistas del paisaje.

La propuesta consiste en mostrar el Real Sitio de El Pardo de una forma didáctica y entretenida a la vez. El formato se basa en un folleto explicativo en el que aparecen los planos de la ruta en tranvía y la ruta a pie; indicando las diferentes distancias entre cada uno de los puntos singulares de visita y el tiempo que se tardaría en llegar a ellos, teniendo en cuenta los diferentes modos de transporte.


 

HISTORIA_REAL PALACIO DE EL PARDO

Sus orígenes se remontan al año 1405, con la orden del rey Enrique III de Castilla de construir una Casa Real en el Monte de El Pardo. Más tarde, Enrique IV por su parte, edificó sobre la misma un pequeño castillo. Posteriormente, Carlos I transformó el castillo en palacio, a partir de un primer diseño de Luis de Vega, en 1547. Las obras finalizaron en 1558, bajo el reinado de Felipe II, con el impulso del arquitecto Juan de Vergara. En 1604 un incendio arrasó con gran parte del Palacio, encargándose de su reconstrucción Francisco de Mora. Con Carlos III, hubieron obras de mejoras y ampliaciones, encomendadas  Francesco Sabatini. En el siglo XX, durante la década de 1920, sirvió de alojamiento a la Familia Imperial Austriaca. Una vez acabada la Guerra Civil Española, el edificio pasó por una serie de obras para habilitarlo como residencia del nuevo Jefe del Estado, el dictador Francisco Franco. Tras su muerte, se acondicionó como lugar de alojamiento de los jefes de estado y autoridades que visitan España y celebraciones de actos oficiales y sociales de la Familia Real Española.

En entorno al Palacio, fue articulándose un pequeño núcleo urbano,originando con el tiempo, a el pueblo de El Pardo perteneciente al término municipal de Madrid, como uno de los ocho barrios del distrito Fuencarral-El Pardo.


 

RUTA EN TRANVÍA

El tranvía sale del Puente de la Reina Victoria, en el centro de Madrid, junto a la estación de Cercanías y la estación de Metro de Príncipe Pío, introducido en una densa red de parkings.

Desde ese punto, nos acercamos a El Pardo a través del Puente de San Fernando. A continuación, pasaría por la Puerta de Hierro, portada monumental como entrada principal a El Pardo por el camino de la Venta del Regiador.

La primera etapa dentro de el conjunto de El Pardo sería la Quinta de El Pardo. Después llegaríamos al punto de cominedo de la ruta a pie, en frente de el Palacio.

RUTA A PIE (15 mins.)

El tranvía para en una parada próxima al Convento. Fue concebido en el siglo XIX, durante el reinado de Carlos IV, para alojar a los infantes. El proyecto lo llevó a cabo Isidro G. Velázquez y destaca por su elegancia tanto en la ornamentación como en la planta, especialmente gracias a la acertada unión de doble ingreso y patio. En 1860 la reina Isabel II cedió el uso de dicho edificio del Real Patrimonio a las monjas concepcionistas franciscanas, adaptando un edificio civil a un programa distinto.

Posteriormente nos dirigimos hacia el Palacio Real. Su aspecto actual corresponde a las reformas emprendidas en el siglo XVIII, durante el reinado de Carlos III, en las que participó Francesco Sabatini. Su uso actual es alojar a los jefes de estado extranjeros de visita oficial en España.

Finalmente nos dirigimos a la Casita del Príncipe. Erigida en 1784 por Juan de Villanueva, en el reinado de Carlos IV, aprovecha la construcción previa de un gallinero. La intervención constó de dos fases: la edificación de la Casa de Campo (1772) y la plantación del jardín (1773). Destaca la abundancia decorativa que rompe con la sobriedad característica de Villanueva.

RUTA EN TRANVÍA

Una vez retomado el camino en tranvía, nos dirigimos directamente a las ruinas de la Torre de la Parada. Actualmente son ruinas, pero en el pasado fue una construcción que albergaba caballerizas, múltiples salas, una capilla y un mirador. Llegó a poseer pinturas de Velázquez y Rubens. Con la Guerra de la Sucesión comenzó su decadencia.

Desde ahí, nos acercamos al embalse, donde existen actividades acuáticas para cruzarlo mediante falúas.

Finalmente, la última etapa consta del Convento Cristo de El Pardo. Una iglesia de nave única y una capilla abovedada. La fachada lisa, fue reformada por Diego Méndez y la capilla por Isidro González Velázquez. El resto de reformas fueron llevadas por los monjes capuchinos. En 1968 mandaron derruir el convento, y fue reconstruido por Cruz López Müller.


Miembros del trabajo: Carlos González Duque _ Inés Mendoza Gutiérrez _ María O’Connor Nebot _ Irene Pascual Adell

Category
4º carrera